Hoy en día, todas las empresas buscan en la evolución tecnológica mejorar la capacidad de análisis para que la toma de decisiones sea rápida y eficaz. Para lograr esto, si o si, hay que incrementar el control sobre los procesos de negocio, lo que hace que inevitablemente se incremente el coste indirecto asociado, puesto que, o se incrementan los trabajos administrativos, si la introducción de datos es manual, o se incrementan las integraciones a realizar, si la introducción de datos es automática.

Nuestra oferta, consiste en proporcionar a las empresas un servicio por el cual obtendrán el nivel de información necesaria con el mínimo coste posible. Esto es posible, gracias a la especialización de equipos que trabajan en modelo de compartición de recursos – básicamente una aplicación del concepto SAAS a la gestión de equipos.

Es decir, los clientes ganan en seguridad y disponibilidad y ajustar su coste al verdadero uso de la persona (lo que normalmente significa reducir el coste ya que se asume una mayor efectividad del equipo dedicado). Además, desaparece el temido riesgo de la “dependencia de la persona”, ya que su disponibilidad se convierte en una verdadera pesadilla para la evolución del negocio. Esto que describo aquí, básicamente es la idea de Outsourcing, donde una empresa externaliza un servicio que no aporta nada al core de su negocio, convirtiendo su coste fijo en coste variable y eliminan cualquier riesgo relacionada a la formación y/o disponibilidad de las personas.